Brasil - Militares y policías en huelga chocan en Bahía: crece la tensión

Apresado-manifestante-Asamblea-legislativa-estadual_CLAIMA20120207_0021_22.jpg
Apresado. Un manifestante que apoya a los policías en huelga es detenido por soldados del ejército, que cercan la Asamblea legislativa estadual.
Más de 1.000 efectivos cercan a los agentes atrincherados en la Legislatura local. Las fuerzas federales se enfrentaron con balas de goma y granadas lacrimógenas a otros huelguistas que querían ingresar. Se teme un desalojo violento.
San Pablo. Corresponsal - 07/02/12

La tensión crece en Salvador, la capital de Bahía, donde una huelga de policías mantiene en vilo al país. Atrincherados en el edificio de la Asamblea legislativa, sin electricidad y muertos de calor, los cabecillas del movimiento que pide mejoras salariales resisten el asedio de más de 1.000 efectivos del Ejército brasileño, junto con la policía federal y la Fuerza Nacional, que fueron enviados para frenar el caos de un Estado sin policías en las calles y obligar a los “sediciosos” para que desistan de su actitud. Pero los rebeldes están dispuestos a resistir y todo amenaza con desmadrarse: ayer mismo otro grupo de huelguistas intentó ingresar al edificio en apoyo de sus compañeros y fueron repelidos por el Ejércit o con balas de goma y granadas lacrimógenas .

Las fuerzas militares pretenden de este modo desalentar a compañeros de los huelguistas que buscaban perforar ese bloqueo. Hasta ayer por la noche la situación se mantenía en “tensa espera” según definieron los jefes militares. Desde el mediodía, se procedió a interrumpir el suministro de electricidad en ese Parlamento provincial, con lo cual tendía a subir la temperatura en el bunker de los agentes revoltosos y empezó la descomposición de alimentos que habían almacenado por falta de refrigeración.

Según declaraciones del ministro de Justicia José Eduardo Cardozo, “tenemos en este momento 4.000 hombres en total y la presidenta Dilma nos dio autorización para utilizar todos los efectivos que sean necesarios”. Advirtió, también, que “si eventualmente esta situación se extendiera a otros Estados, el gobierno federal apoyará en forma incondicional a los gobernadores. Que quede claro: no vamos a tolerar el vandalismo ”.

El número de asesinatos desde que estalló la huelga policial hace una semana ascendía ayer a 94.

Al anochecer, el Ejército intentó apretar el cerco con mamparas alrededor del edificio. Pero los huelguistas pidieron a las tropas militares que desistieran de esa acción. Entre el mediodía y la tarde de ayer, grupos de policías provinciales intentaron ingresar en el recinto donde acampan sus compañeros.

La tensión llegó al máximo punto cuando uno de los manifestantes que estaba del lado de afuera fue detenido. Pero el hombre resultó rápidamente liberado luego de que le secuestraran un puñal y el arma de fuego. Un legislador, el diputado Tadeu Fernandes, señaló la preocupación. Este capitán retirado de la policía sostuvo que lo más alarmante es “que no hay ninguna negociación”.

De todos modos, el jefe militar que conduce ese operativo, un teniente coronel, comunicó a la prensa que el Ejército no tiene intención de invadir la Asamblea. “Nuestro objetivo es aislar a quienes están atrincherados para facilitar el funcionamiento del Centro Administrativo. Esto facilitará la negociación y también el cumplimiento de las órdenes de prisión tomadas por la Justicia contra los dirigentes del movimiento”.

Por la mañana de ayer, un grupo de diputados provinciales de la oposición al gobernador Jacques Wagner, que es un antiguo miembro del gobernante Partido de los Trabajadores, tuvieron que volver sobre sus pasos cuando el Ejército les impidió entrar en la legislatura bahiana. Estos declararon: “Vinimos para evitar una tragedia mayor como sería el avance de las tropas sobre los huelguistas”.

Los legisladores se quejaron porque, según dijeron, su propósito era “ponerse a disposición como mediadores”. Ocurre que el gobierno de Wagner se niega a conversar con los “sediciosos”, a menos que estos depongan la actitud de confrontación.

Es obvio que la conducta a seguir la debe haber discutido con la presidenta Dilma Rousseff. Una concesión a estos grupos policiales equivaldría a dar piedra libre para que otras policías provinciales sigan la misma táctica en estados clave como Río de Janeiro o San Pablo.

Fuente: 

 http://www.clarin.com/mundo/Militares-policias-chocan-Bahia-tension_0_641935847.html

|

Comentarios

Its like you read my mind! You appear to know a lot about this, like you wrote the book in it or something. I think that you can do with a few pics to drive the message home a little bit, but other than that, this is great blog. A great read. I will certainly be back.
Responder
I will right away seize your rss feed as I can't to find your e-mail subscription link or newsletter service. Do you've any? Please let me understand in order that I may just subscribe. Thanks.
Responder
Excellent post. I absolutely appreciate this website. Thanks!
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar